EDICIÓN 2010

GANADORES CATEGORÍA EXTREM

Benoit Landanger - Didier Deblaize (Toyota HDJ 80- FR)
Josep Molist - Josep Mª Vilaregut (Toyota HDJ 80 - ES)
Miguel Angel Pérez - Ibon Royo (Toyota KDJ 120 - ES)


CRÓNICA 2ª EDICIÓN



Un año más cargamos los trastos en el FJ ponemos rumbo al puerto de Marsella a tomar el ferry a Túnez. Allí nos espera una de las pruebas 4x4 más carismáticas que se disputan en la actualidad.

Después de una fantástica travesía y habiendo saludado a la mayoría de participantes y miembros de la organización, llegamos a Túnez y desembarcamos.

El momento de pisar tierra en el continente Africano es indescriptible: es una sensación mezcla de felicidad y sosiego. Aquí empieza la desconexión total del día a día en occidente: a medida que vamos montando antenas, emisoras y gps’ nos vamos olvidando de los problemas cotidianos. Una llamada rápida a la familia para decir que hemos llegado y ¡al ataque!.

Bajamos tranquilamente rumbo a Gafsa, donde pasaremos la primera noche, y ya estamos pensando en la cena que nos espera!

Tras pasar las verificaciones, acudimos al briefing de la Organización: donde nos explican los pormenores de la etapa 1 que empieza mañana. Nos dan los waypoints y, sin perder un minuto, nos vamos a la habitación a encender el ordenador y empezamos a preparar la ruta.

CRÓNICA DE JOAN LARIO, vencedor de la primera edición de DESERT RAID

Arranca la primera etapa, y por sorteo nos toca salir los primeros (queremos creer que es un buen presagio que nos traerá suerte). El resto de equipos van saliendo en intervalos de 5 minutos.

Tomamos las primeras dunas sin problemas y con gran agilidad, pero poco a poco la cosa se complica y acabamos de arena hasta las orejas! Pero de eso se trata, no?... arena y más arena, con unas temperaturas rondando los 20ºC en octubre. Que delicia estar aquí surfeando entre dunas!

A las dos horas de haber iniciado la etapa estoy disfrutando tanto que le comento a mi copiloto que si todos los días son así, no voy a participar en ninguna otra carrera que no sea esta o tenga este formato 100% arena. Me lo estoy pasando muy bien pilotando mi FJ, cruzando suavemente las crestas, sin un salto ni una morrada, todo suave, rítmico, sin parar… salvo en las enganchadas, que por cierto son unas cuantas.

Decido que se ha acabado participar en las típicas pruebas Marroquíes llenas de pistas pedregosas que castigan las suspensiones y los neumáticos y cuyo formato te obliga a seguir un rumbo tan recto que llega a aburrirte.

Al término de la jornada mi copiloto y yo estamos entusiasmados con lo que hemos disfrutado. No me lo puedo creer, tras 20 años compitiendo a nivel profesional, acabo de descubrir un estilo de competición totalmente amateur que me transmite las mismas sensaciones que la competición profesional, pero sin el estrés que ésta conlleva.

Si a esto le añadimos un recorrido perfecto, con unos waypoints más que estudiados y muy bien colocados, con un sistema de puntuación acertado y un reglamento justo, el resultado de la prueba es realmente interesante.

Las siguientes jornadas siguen siendo una gozada y la clasificación se mantiene muy apretada, lo cual nos obliga a superarnos a nosotros mismos, marcando el 100% de los waypoints en las tres últimas etapas, cosa que nuestros rivales también hacen! Al final, las diferencias en la clasificación final vendrán dadas por las puntuaciones de las dos primeras jornadas.

Pero lo mejor ha sido la última jornada: después de 23 horas al volante (sí, sí… 23 horas!), Me explico: después de finalizar la etapa y declararnos vencedores de esta edición, y mientras nos estaban haciendo una entrevista para la prensa, escuchamos por la emisora a alguien pidiendo al vehículo de organización que se trasladara a un punto situado a unos 5 km de donde estábamos, porque había tres vehículos con problemas.

Nos ofrecemos para echar una mano y nos contestan que mejor que no, que seguramente por la hora que es, tendrán que pasar la noche en el desierto… ¡que oyen mis oídos! ¿noche en el desierto? eso no me lo puedo perder! Esto es la guinda del pastel para esta aventura genial. Como genial resulta ser luego la noche una vez solucionados todos los problemas mecánicos.

Bendita organización! Después de montar la tiendas de campaña y de encender una magnífica hoguera, proponen un referendum para decidir si dormimos en el desierto o intentamos llegar al hotel. El resultado, como no: más dunas!

Decidimos conducir de noche hasta el hotel pero para ello hemos de retroceder 10 km, pues aunque el hotel se encuentra a 5 km hacia adelante, éstos son muy técnicos y hacerlos a oscuras no es muy aconsejable. Pues adelante!, montamos un convoy con tres coches de organización, los cinco de participantes que hemos rescatado y nosotros abriendo la caravana de nueve coches.

Debo decir que es lo más bonito que he hecho con mi FJ en estos últimos años, tardamos 8 horas en salir de este bello laberinto de dunas, buscando constantemente pasos bajos, ya que uno de los coches rescatados acarrea un pequeño problema en su transmisión que le dificulta crestear. Con un frío que pela y una brisa lateral que borra constantemente las roderas, el avance de la caravana se hace eterno pero emocionante. Y aunque agotados, la certeza de estar viviendo una auténtica aventura que difícilmente se repetirá, hace que todos mostremos una gran sonrisa de oreja a oreja!”.

Sin duda alguna, el formato de Desert Raid es una carrera de referencia para cualquier aficionado al 4x4, sea cual sea su nivel de experiencia. Tanto en navegación como en conducción nos hemos tenido que poner todos las pilas para conseguir finalizar cada etapa, y nosotros además para para conseguir esta nueva victoria.

Quiero aprovechar la oportunidad para agradecer a la organización el buen trabajo realizado, a los patrocinadores su apoyo para que esta carrera sea posible y, como no, a todos los participantes / rivales, que sin ellos, no tendría sentido nada de lo que he escrito, ni hubiera sido posible todo lo que ha sucedido.

Nos vemos en la próxima edición!

Joan Lario

SUBIR